A medida que crecen los murciélagos portadores de la rabia, Lafayette pide a los veterinarios que se vacunen – Lafayette Agora

La Secretaría Municipal de Salud de Conselheiro Lafaiete, a través del Centro de Control de Enfermedades Zoonosis, emitió una nota sobre el creciente número de colonias de murciélagos en la ciudad. Algunas especies de estos animales son los principales reservorios y vectores de la rabia. Ante esto, es muy importante que toda la población tenga conocimiento de la enfermedad.

imagen irreal

Debido a los recientes acontecimientos, el Ayuntamiento hace un llamado a los médicos veterinarios para que busquen actualizar la vacunación antirrábica, como medida preventiva adoptada como orientaciones del Ministerio de Salud y Vigilancia Sanitaria Provincial de Minas Gerais y la Secretaría Municipal de Salud de Canciller Lafayette.

El lugar donde está disponible la implementación del protocolo de vacunación humana previa a la exposición en el Conselheiro Lafaiete es el Centro Local de Vacunación, ubicado en la Avenida Dom Pedro II, 178, São Sebastião. En caso de accidentes con mordeduras y arañazos de animales, el lugar para buscar ayuda es la clínica municipal. Su veterinario debe tener su propia tarjeta de registro de la Junta de Medicina Veterinaria, tarjeta SUS y tarjeta de vacunación. Si ya ha tenido un protocolo de vacunación contra la rabia anteriormente, debe realizar y presentar las serovaculaciones para aplicar el protocolo correcto.

También es necesario fortalecer los cuidados en cuanto al uso de equipos de protección personal en casos de animales sospechosos de tener la enfermedad. Es una enfermedad que debe ser reportada inmediatamente al Centro de Control de Zoonosis cuando se confirma el diagnóstico de rabia en cualquier animal, ya sea grande, joven o salvaje.

READ  Un eclipse total de luna se puede observar en el Centro Ciência Viva

Si se sospecha de animales, se debe realizar un seguimiento médico veterinario del paciente por un período de al menos 10 días. No se recomienda la eutanasia en ningún caso en el caso de un animal con sospecha de rabia, aunque sea un caso terminal, debido a los riesgos de contaminación humana.

Si se confirma la muerte, el animal debe ser enviado empacado en dos bolsas de plástico, preferiblemente congeladas y selladas con cinta adhesiva, y en una caja de poliestireno con hielo al Centro de Control de Enfermedades Zoonosis con el documento de identificación debidamente diligenciado con todos los datos necesarios.

Se debe instruir al docente responsable para que acuda al sector público de salud (clínica municipal) para mayor aclaración en caso de contacto o accidentes por mordedura o arañazo de animales sospechosos o diagnosticados con rabia para implementar protocolos de prevención con el CCZ y la Secretaría Municipal de Salud.

Rocío Volante

"Apasionado aficionado a los viajes. Aficionado a la música. Organizador profesional. Defensor independiente de las redes sociales. Evangelista de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top