El hombre que hizo lechuga roja para ensaladas en el espacio | ciencia y salud

Los astronautas también necesitan una dieta saludable como la de la Tierra, pero en el espacio, incluso lidiar con vegetales es todo un desafío.

Un obstáculo importante es asegurarse de que las bacterias y los hongos no colonicen los alimentos que se cultivan allí, causando que la tripulación se enferme.

  • Video: astronautas en la estación espacial disfrutan de una noche de ‘pizza flotante’

La lechuga demuestra ser una buena candidata para sortear esto, y su creador nunca podría haber imaginado el destino espacial de su creación.

Frank Morton regresaba de un evento para criadores de plantas (por reproducción) y chefs cuando una amiga miró su teléfono celular y dijo: “Mira, plantaron lechugas en la Estación Espacial Internacional”.

Frank Morton se ha convertido en una referencia para la lechuga estadounidense que atrae a los chefs a su granja – Imagen: Getty Images / Via BBC

Preguntó de qué tipo, pero esta información no estaba disponible en ese momento.

Después de un tiempo, Morton se encontró con una foto de la lechuga en cuestión, impresa en una revista. Sabía exactamente lo que era la lechuga, después de todo, era su propio invento: un vegetal que manipuló y llamó Outredgeous.

Las semillas de esta lechuga comenzaron a venderse a jardineros, y también había investigadores de la agencia espacial estadounidense NASA.

Morton es considerado un pionero en el cultivo de lechuga, y la granja orgánica que dirige con su esposa Karen en Oregon se ha convertido en un destino para chefs y amantes de la lechuga.

Ha estado en el negocio de la manipulación de plantas durante casi 40 años, y durante 12 años ha creado Outredgeous.

En 1981, cuando era un agricultor novato, Morton comenzó a cultivar dos tipos de lechuga: lechuga romana roja y lechuga verde crujiente, comúnmente utilizada en ensaladas. Plante algunas semillas y guárdelas para el año siguiente.

De unas 200 plántulas plantadas en una parte de la tierra, surgió una sorpresa de semilla de lechuga verde.

“En el medio había una lechuga roja”, dice Frank Morton.

Supuso que había un cruce espontáneo entre los dos tipos, y al año siguiente hizo más cruces, llegó una gran variedad de formas y colores.

Al igual que el monje austríaco Gregor Mendel, cuyos experimentos con guisantes fueron un presagio de la genética moderna, Frank comenzó a deducir cómo se heredaban las características de la planta: el rojo era dominante sobre el verde; También se impuso el papel arrugado.

Morton estaba asombrado. Le pareció que la creación de nuevas plantas y variedades era un camino financiero prometedor y, al mismo tiempo, despertó en él una gran curiosidad.

Se están estudiando proyectos para cultivar plantas en invernaderos en suelo marciano – Imagen: NASA

“Algo se iluminó en mi mente en ese momento”, dice. “De la lechuga, comencé a explorar otras plantas, como la quinua y la pimienta. Me enamoré de ellas”.

Sin embargo, la magia de la lechuga permaneció. Paralelamente a otros proyectos, Morton está creando cada vez más plántulas rojas.

“Estaba ahondando en investigar cómo se hace la lechuga roja”, recuerda.

Si tiene una planta roja, la cruzará con otra planta, esperando un color más fuerte. En ese momento, la lechuga era más monocromática de lo que es hoy, y a menudo verde, por lo que cuando apareció la lechuga, la lechuga era bastante inusual.

“Era tan rojo que la mayoría de los jardineros en realidad no lo reconocieron como lechuga. Pensaron que era un tipo de remolacha”, dice Morton. “Era asombroso lo rojo que estaba. Por eso le puse ese nombre (la palabra horrible, de la que me inspiré, significa, en inglés, algo así como shock)”.

Morton ofreció Outredgeous Seeds a la venta a través de Johnny’s Selected Seeds, una empresa de semillas con sede en Maine.

Cuando se enteró de la llegada de la planta a la estación espacial, llamó al equipo de la NASA y descubrió, de hecho, que habían comprado sus semillas.

Frank recuerda de su conversación con investigadores de la NASA: “Dijeron que Outredgeous tenía ‘mucho menos’ crecimiento de microbios en la superficie de la hoja”.

Esta fue una ventaja significativa sobre otras verduras probadas, como el berro y el nabo, que demostraron ser bastante susceptibles a los microorganismos.

Vídeo: Un chef encuentra una serpiente dentro de una lechuga en catalán

Nuevas aventuras con lechuga

Después de su carrera espacial, Morton continúa trabajando en muchos otros proyectos. Está particularmente fascinado por el potencial de la humilde lechuga iceberg.

“No tienen mucho sabor y es difícil trabajar con ellos, pero tienen un ‘crujiente’ interesante”.

Frank Morton estudia cómo hacerlo más atractivo, tanto en sabor como en apariencia.

“Trato de hacer que la lechuga sea de un rojo brillante por fuera y rosa por dentro. Tengo que decir que ya tengo unas lechugas realmente buenas”.

READ  CG reduce la tasa de infección por mosquitos Aedes aegypti, pero el riesgo de brotes de arbovirus sigue siendo una preocupación

Rocío Volante

"Apasionado aficionado a los viajes. Aficionado a la música. Organizador profesional. Defensor independiente de las redes sociales. Evangelista de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top