La «Madre de todas las olas» pudo haber golpeado (y destruido) Sevilla en el siglo III.

Iris Almeida / Flickr

En la década de 1970, se desenterraron dos inscripciones romanas, que datan del 245 al 253 d. C., en Esga (conocida en la antigüedad romana como Astege), una ciudad en la provincia de Sevilla, en el sur de España.

Las inscripciones en las tablillas indican que el emperador en ese momento eximió a la provincia romana de Bética (aproximadamente el equivalente de la actual Andalucía, una región en el sur de España) de impuestos. Pero las inscripciones fallaron en explicar la causa (como pudieron hacerlo sus eruditos) y la razón permaneció misterio por décadas.

En un nuevo estudio publicado en Las ciencias naturales en la arqueologíaFinalmente, un equipo de científicos e investigadores en Europa y América del Norte dijo que finalmente encontraron una explicación. El artículo Un evento de oleaje severo en el siglo III d.C. identificado en el derrumbe de las fachadas de un edificio público en la ciudad romana de Hispales (Sevilla, España), ofrece una respuesta sorprendente: tsunami gigante que empezó en Bahía de Cádiz Llegó a tierra, provocando el abandono de muchos pueblos costeros y la destrucción de todo lo que encontraban por el camino, incluida la ciudad de Sevilla que se encuentra a más de 72 kilómetros tierra adentro Del mar.

El descubrimiento se produjo después de la excavación y el estudio de un edificio público de la época romana que fue destruido durante lo que los investigadores ahora creen que fue un tsunami masivo. El edificio se erigió en lo que hoy es la plaza pública de patio de banderas En Sevilla, junto a la Catedral Mayor de la capital.

El informe, elaborado por expertos de universidades de España, Francia, Alemania y Estados Unidos, describe cómo se creó el océano Atlántico en el año 400 a.C. piscina grandeconocido en la antigüedad como Lacos LegostinosEn la desembocadura del río Guadalquivir. El lago se alimentaba de tres pasos fluviales, uno de los cuales desembocaba directamente en Hisbalís.

El río era lo suficientemente grande como para que los barcos medianos pudieran usarlo para el transporte. Minerales, aceite y vino y otras mercancías en el interior como Alcalá del Río, a unos 16 kilómetros de Sevilla. de acuerdo a El Paísse estima que el puerto de Sevilla era bastante grande, incluso en ese momento, extendiéndose hasta kilómetro largo Maneja unas 18.000 toneladas de carga al año.

Entre 2009 y 2014, un equipo de arqueólogos excavó el sitio del Patio de Banderas y encontró «Increíbles capas urbanas datado entre el siglo IX a. C. y el siglo XIII d. C. «Entre todos estos hallazgos, destaca un edificio público romano bien conservado. […]. Edificio [foi] incorporado opus africano [uma forma de alvenaria de tijolo romana] durante la República tardía (60 a 30 a. C.)».

análisis de ruinas patio de banderasEl primer equipo de arqueólogos que estudió el sitio concluyó que el antiguo edificio fue Ha sido reparado varias veces. bajo la dinastía Flavia (finales del siglo I d. C.), pero especialmente entre el 200 d. C. y el 225 d. C., cuando hubo un «colapso generalizado de los restos arquitectónicos» [e] La mayoría de los muros del sur parecen haber sido desplazados de su posición original. [por uma força externa]siempre en la misma dirección, Hacia el noroesteY el».

En ese momento, los arqueólogos descartaron la hipótesis del tsunami. dos Las principales razones: porque el sitio está a unos siete metros sobre el nivel del mar, y porque la distancia entre Hispales y Lacus Legustins era de aprox. 40 kilómetros En la época romana (ahora a más de 45 millas de distancia). En otras palabras, para que un tsunami destruya un edificio, debe ser más grande que cualquier otro edificio registrado. madre de todos los tsunamis.

Los autores del nuevo informe—Ario Gutiérrez-Rodríguez, José N. Pérez-Asensio, Francisco José Martín Benado, Enrique García Vargas, Miguel Ángel Tabales, Antonio Rodríguez Ramírez, Eduardo Mayoral Alfaro y Paul Goldberg— No satisfecho Con las conclusiones del primer equipo. Creyeron que una opinión basada en un análisis visual del lugar “no era suficiente”, por lo que realizaron un estudio interdisciplinario que combinó métodos y técnicas. preciso Y el microscopio.

Utilizaron datación por carbono 14, microformas, mineralogía, geoquímica, micropaleontología, microscopía UV, espectrometría de masas con acelerador, calibración de radiocarbono, cerámica y ciencia de los materiales, entre otras técnicas. Vuelva a revisar el sitio Y buscar nuevas respuestas.

El equipo de investigadores comenzó a analizar “un Depósito de microluminatolechos alternos de arena y sedimento, con nuevos y abundantes enchapes fragmentados, así como columnas de ladrillo, numerosos fresnos de calcinita, estuco y laca, columna estriada, mármol labrado de diversas canteras mediterráneas, talla y relieve votivo de mármol entero, típico culto a isis.

Un hallazgo particularmente sorprendente en el sitio fue «Materiales no perteneces al edificio excavado en Patio de Banderas, donde se construyó con diferentes materiales (principalmente piedra caliza y ladrillo) y diferentes técnicas.“Por el contrario, estos elementos arquitectónicos externos han sido transformados químicamente por”Evento muy activo«, que los transportó al Patio de Banderas, donde quedaron atrapados dentro del edificio por las inundaciones provocadas por el tsunami. El informe calcula que el hecho ocurrió entre los años 197 Y el 225.

Así, el estudio concluye que «los yacimientos del Patio de Banderas se crearon durante evento de olas extremas‘, y que el edificio sirvió como una trampa para los artefactos que se trasladaron tierra adentro debido al desastre del tsunami.

Con los datos que tenemos, teniendo en cuenta la distancia de este punto a la costa en época romana, y teniendo en cuenta también la distancia de este punto a la costa en época romana [cerca de 40 quilómetros]afirmamos que el origen más probable del depósito específico es la acción conjunta de Tormenta poderosalo que habría producido olas y corrientes en el Lacus Ligustinus lo suficientemente activas como para transportar estuarios y fauna marina, junto con fuertes lluvias e inundaciones en el río Guadalquivir».

Estos nuevos hallazgos apuntan a una respuesta al misterio que plantean las inscripciones de Écija que hacen referencia a la condición de Bética como prouincia inmune Condado exento de impuestos. Como señalan los autores del estudio Patio de Banderas, este estatus se otorgó con mayor frecuencia a raíz de los desastres naturales. Como, por ejemplo, un tsunami.

avanzar //

READ  Un submarino nuclear estadounidense choca con un objeto desconocido en el Mar de China

Ovidio Paula

"Adicto a la cultura pop profesional. Erudito en comida incurable. Analista. Lector extremo. Típico fanático de las redes sociales. Amante de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top