Reemplazo hormonal y cáncer de mama

(Foto: Luis Machado/Unsplash)

El uso de la terapia de reemplazo hormonal en mujeres posmenopáusicas ha sido objeto de mucho debate en los últimos años, particularmente en mujeres con antecedentes de cáncer de mama o condiciones en la familia. Esta semana, el estudiante de medicina de la Univinas, Romildo Oliveira, trajo el tema de discusión. Los estudios más antiguos sobre este tema indican que existe un mayor riesgo de cáncer de mama en mujeres que se han sometido a reemplazo hormonal. Sin embargo, en la práctica clínica actual, algunos médicos argumentan, basándose en nuevos datos, que la terapia hormonal es segura y beneficiosa para los pacientes.

El cáncer de mama es el tipo de tumor más común en el mundo (excluyendo los melanomas de la piel) y la principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres en Brasil, según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INCA). No tiene una sola causa, ya que varios factores están asociados a su desarrollo, los más famosos son: la edad, los factores genéticos, hereditarios, hormonales, ambientales, así como la historia reproductiva.

Los factores hormonales se relacionan principalmente con la estimulación de los estrógenos, ya sean producidos por el propio organismo u obtenidos a través del reemplazo hormonal. Esta hormona es la encargada de estimular las células mamarias hasta el final de la menopausia. A partir de ahí, viene el cuidado con respecto a los reemplazos hormonales.

Comprender el propósito de la terapia de reemplazo hormonal en la menopausia

Cuando las mujeres entran en la menopausia, pueden experimentar síntomas que reducen su calidad de vida, como sofocos, sudores nocturnos, fatiga y cambios de humor. En general, estos síntomas aparecen gradualmente y su gravedad puede variar de una mujer a otra.

READ  La belleza afecta el juicio moral | hora de la ciencia

La menopausia es el cese permanente de la menstruación como consecuencia de una disminución de la secreción de hormonas por parte de los ovarios, lo que provoca síntomas. El tratamiento más utilizado es la terapia de reemplazo hormonal y sus indicaciones pueden cambiar según los síntomas de cada paciente, el estado de salud actual y los antecedentes de enfermedad.

Las hormonas utilizadas, la dosis y el tiempo de tratamiento son determinados por el médico especialista después de una evaluación cuidadosa de la condición, teniendo en cuenta las especificidades de cada paciente. La próxima semana hablaremos sobre los riesgos de cáncer asociados con el reemplazo hormonal y cuál es la mejor manera de indicar esta intervención.

Rocío Volante

"Apasionado aficionado a los viajes. Aficionado a la música. Organizador profesional. Defensor independiente de las redes sociales. Evangelista de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top