Cuatro cosas que Trump ha estado estudiando en sus últimas semanas como presidente | Noticias de Donald Trump

El presidente electo Joe Biden prestará juramento exactamente cuatro semanas después el miércoles 20 de enero, pero mientras tanto, el presidente saliente, Donald Trump, todavía ocupa la Casa Blanca y ha estado ocupado planificando detrás de escena.

Se dice que Trump está contemplando varias ideas que debería desarrollar en su último mes en el cargo, que van desde polémicas hasta desenfrenadas.

Lo que más ha obsesionado a Trump desde que perdió las elecciones ha sido sus constantes intentos de socavar los resultados electorales, que hasta ahora han fracasado en todo momento. Según los informes, Trump ha estado pidiendo o alentando nuevas maniobras recientes, cada una más desesperada que sus esfuerzos anteriores. Según los informes, el presidente estaba planeando formas de recompensar a sus leales seguidores que podrían estar en problemas legales, así como de aumentar la presión sobre Hunter, el hijo de Joe Biden, que tiene sus propios problemas legales.

Aquí hay cuatro cosas que Trump puede hacer antes de que marque el reloj al mediodía del 20 de enero:

Instó al Congreso a rechazar el Colegio Electoral

Aunque esta idea es muy absurda, no impide que Trump y algunos de sus partidarios republicanos la persigan.

El Congreso se reunirá el 6 de enero para contar formalmente los votos del Colegio Electoral, que tuvo lugar el 14 de diciembre y resultó como se esperaba: Joe Biden ganó 306 votos electorales contra 232. Constitucionalmente, este voto convirtió a Biden en el ganador en las elecciones presidenciales de 2020.

Durante la sesión conjunta del Congreso el próximo mes, cualquier miembro puede presentar una objeción al resultado de la elección de cualquier estado. Si un miembro de la Cámara de Representantes y un senador juntos objetan una votación estatal, la Cámara y el Senado regresarán a sus respectivas cámaras y debatirán la objeción durante dos horas.

Después del debate, cada cuerpo votaría, y si una mayoría tanto de la Cámara de Representantes como del Senado apoyaba la objeción, se excluirían los votos electorales, algo que no había sucedido desde la promulgación de la Ley de Ordenamiento Electoral de 1887.

La última votación sobre la oposición se produjo después de las elecciones presidenciales de 2004, cuando la senadora demócrata Barbara Boxer y la representante demócrata Stephanie Tubbs-Jones impugnaron la victoria de George W. Bush en Ohio, citando irregularidades en las votaciones en ese estado. La objeción no fue apoyada.

READ  Será posible renovar su tarjeta ciudadana sin salir de casa

Trump se reunió con varios legisladores republicanos el lunes, incluidos algunos que han declarado públicamente que se opondrían a la votación electoral de un estado en particular. El propio Trump estaba tuiteando al respecto, incluso agradeciendo al representante Mo Brooks, quien ha pasado las últimas tres semanas organizando el esfuerzo de protesta.

“La fecha de mayor importancia … es el 6 de enero”, dijo el martes a Fox News el yerno de Trump, Lara Trump. “Y creo que habrá gente que diga que no estamos de acuerdo con Joe Biden como el 46º presidente de Estados Unidos. Creemos que Donald Trump ganó esta elección y es su derecho”.

Entonces, ¿por qué este esfuerzo es tan inútil?

Primero, no hay senadores republicanos que hayan dicho que se unirán a los miembros de la Cámara que estén planteando sus objeciones. Los que hablaron dijeron que la idea no iba a ninguna parte.

“Quiero decir, en el Senado, va a caer como un sabueso”, dijo a CNN el lunes John Thun, republicano número dos en el Senado. “Simplemente no creo que tenga mucho sentido hacer que todos pasen por esto cuando sabes cuál será el resultado final”.

El senador electo Tommy Toberville sugirió la semana pasada que presentaría una objeción y juraría tres días antes del 6 de enero, pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, después de felicitar a Biden por su victoria la semana pasada, advirtió a los republicanos que no objetaran. El 6 de enero, la votación posterior los coloca en la posición políticamente cargada de tener que votar públicamente contra Trump u oponerse a la voluntad del electorado. No está claro si McConnell se ha acercado a Tuberville, cuyas declaraciones han sido elogiadas por Trump.

Sin embargo, queda por ver si el senador entrante realmente desertará a su líder en la sala poco después de asumir el cargo.

Incluso si se plantean objeciones a la votación en la Cámara y el Senado, la Cámara de Representantes demócrata ciertamente no la apoyará, y suficientes senadores republicanos han dicho que votarán para rechazar los desafíos “colapsarán como un sabueso”, dijo Thon.

Consultoría privada

Trump preguntó sobre un asesor especial independiente y presionó para que investigara irregularidades electorales generalizadas, para las cuales los funcionarios electorales estatales o los investigadores federales aún no han descubierto evidencia.

“Si creo que el fiscal especial en este momento es la herramienta correcta y apropiada, nombraré uno”, dijo el lunes el fiscal general William Barr. Barr, que dimitirá el miércoles, y su sucesor, Geoffrey Rosen, tendrán que lidiar con la presión de Trump sobre el asunto cuando asuma el cargo: “Pero ni lo haré ni lo haré”. Fiscal General interino.

Mientras tanto, según los informes, Trump quiere reunirse con un asesor especial para investigar al hijo de Joe Biden, Hunter. El Departamento de Justicia ya está investigando los asuntos fiscales del joven Biden, que salió a la luz hace dos semanas. Aunque el fiscal especial se asegurará de que estas investigaciones continúen bajo la presidencia de Joe Biden, Barr dijo que no tiene un “plan” para nombrar uno.

Barr dijo que la investigación “se está manejando de manera responsable y profesional en este momento dentro del departamento”.

El fiscal general William Barr no agradece el deseo de Trump de las investigaciones del fiscal especial [Michael Reynolds/Pool via AP]

Perdon

De acuerdo con la tradición, es probable que Trump emita varios indultos y atenuaciones en sus últimos días y, de acuerdo con la tradición, algunos de ellos pueden generar controversia.

Trump ya indultó a su exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, quien se declaró culpable de mentir al FBI sobre sus conversaciones de 2016 con el embajador ruso en Estados Unidos.

Entre los nombres que, según informes, se están considerando para el indulto o el alivio: los ex asesores de Trump, Roger Stone, Steve Bannon y Paul Manafort; Edward Snowden, ex contratista de la NSA; El fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Donde Trump rompe la tradición es su consideración de la amnistía preventiva: perdonar a las personas que no han sido acusadas de un delito federal, pero les otorga inmunidad para futuras investigaciones. Trump habría pedido este tipo de amnistía a los miembros de su familia, incluida su hija Ivanka y su esposo, Jared Kushner. Además, el amigo y abogado de Trump, Rudy Giuliani, también está presionando por uno de ellos.

Y donde Trump podría borrar la tradición sería si continuara otorgándose un indulto preventivo, lo que ha provocado un debate entre los expertos constitucionales.

Richard Nixon consideró esta idea después de encontrarse en problemas por el escándalo de Watergate, pero sus expertos legales concluyeron que no era una idea factible. Finalmente, su sucesor, Gerald Ford, indultó a Nixon después de que renunciara en 1974.

Incluso si Trump se perdonara a sí mismo y fuera congelado legalmente, eso solo lo protegería de la acusación federal. Un abogado local de Nueva York está llevando a cabo una investigación sobre los tratos comerciales de Trump, que no se verá afectado por el indulto.

Ley marcial

¿Puede Trump involucrar al ejército en sus esfuerzos por mantener la presidencia? Esta es una idea que Flynn sugirió públicamente, y se informó que Trump flotó en una reunión del viernes que incluyó a Flynn.

“También puede ordenar, dentro de los estados indecisos, si quiere, capacidades militares y puede ubicarlas en esos estados y esencialmente volver a realizar las elecciones en cada uno de esos estados”. Flynn dijo en Newsmax TV la semana pasada: “No es algo sin precedentes”, señalando sin saberlo. Es cierto que la invocación de la ley marcial para eliminar los votos legales “no tiene precedentes”.

Los comentarios de Flynn llevaron al secretario del ejército Ryan McCarthy y al jefe de estado mayor general James McConnville a emitir una declaración conjunta el viernes enfatizando que “el ejército estadounidense no tiene ningún papel en la determinación del resultado de las elecciones estadounidenses”.

Durante la reunión de Trump el viernes, la idea fue supuestamente “rechazada” por sus principales asesores.

Ovidio Paula

"Adicto a la cultura pop profesional. Erudito en comida incurable. Analista. Lector extremo. Típico fanático de las redes sociales. Amante de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top