Emociones y bacterias: una sólida relación | hora de la ciencia

Nadie esperaría que las bacterias que albergamos en nuestros intestinos pudieran influir en las emociones. Pero la relación íntima entre estos seres simples que siempre han vivido con nosotros, con las máximas capacidades humanas, las emociones, se confirma cada vez más. Lo cierto es que se ha acumulado trabajo científico para demostrar que los gérmenes dentro de nuestros intestinos interactúan con una red de neuronas y otras células que se encuentran en las paredes del estómago y los intestinos, generando una afluencia de información local que regula la digestión. La cosa no queda ahí. La información procesada por el sistema nervioso entérico es transmitida al organismo por un grupo de fibras nerviosas que forman un nervio llamado vago, hasta penetrar en el cerebro. Entonces todo se convierte en una red que controla las emociones: el sistema límbico.

El sistema límbico, a su vez, utiliza una sustancia que se encuentra en los puntos de contacto entre las células nerviosas, llamada serotonina. En pocas palabras, se puede decir que la serotonina transmite sentimientos y, en última instancia, las bacterias que se encuentran debajo influyen en el flujo de serotonina que el cerebro usa aquí. Ya se ha comprobado que los estados depresivos se ven afectados por la falta de serotonina en la comunicación de las células nerviosas. No es casualidad que los médicos prescriban medicamentos llamados «inhibidores de la recaptación de serotonina», un término que describe bien su acción: bloquean la captación de la serotonina liberada en las células y permanecen activas en el control de nuestras emociones.

READ  Con 28 muertes por influenza, el Comité Supremo registra una disminución en la demanda de vacunas

Lo que sugiere el último trabajo es que todo este circuito, desde las bacterias hasta las emociones a través del nervio vago, puede mejorarse con tratamientos que son menos riesgosos que los medicamentos. Una forma común de lograr esto es mediante la estimulación eléctrica de las ramas del nervio vago que activan los circuitos límbicos en áreas del cerebro. A menudo pasan bien debajo de la piel, al alcance de las corrientes eléctricas producidas industrialmente.

El trabajo reciente de dos investigadores holandeses, publicado recientemente, muestra que la estimulación eléctrica suave del nervio vago en la piel del oído afecta los sentimientos de las personas, ya sea que estén deprimidas o no. Los investigadores estudiaron el efecto de esta estimulación eléctrica en la atención selectiva que prestamos sin darnos cuenta, ante rostros que traducen emociones. Miramos más a los que sufren y se ríen que a los que muestran un rostro neutral. Los neurocientíficos utilizaron imágenes de rostros de actores y actrices que se veían tristes, felices, enojados, asustados o neutrales. Se pidió a voluntarios sanos, en condiciones controladas, que hicieran clic rápidamente en una tecla de computadora, cuando las imágenes les dieron emociones fuertes. Se midió este tiempo de reacción, indicando mayor o menor sensibilidad emocional. Cuanto más corto sea el tiempo de reacción, mayor será el sesgo emocional. Luego, el experimento se repitió bajo la influencia de la estimulación transcutánea del nervio vago. Esto aumentó el tiempo de reacción a los estímulos emocionales. La reacción fue más lenta y menos sensible emocionalmente. El efecto fue fuerte para dos emociones primarias, tristeza y alegría, y menos intenso para otras, y no presente para rostros neutrales. Era como si el mensaje de la bacteria a las redes emocionales fuera algo así como: Tranquilos, los sentimientos de la foto no son tan fuertes…

READ  La manipulación genética puede corregir la ansiedad y la dependencia del alcohol

Los resultados experimentales pueden tener dos consecuencias útiles. En primer lugar, profundizan en conocimientos básicos sobre el llamado eje cerebral microbiano, un componente esencial del procesamiento de las emociones humanas. En segundo lugar, aumentan la viabilidad de reemplazar la estimulación del nervio vago para la depresión mayor grave, que ahora es quirúrgicamente mínimamente invasiva. Esta relación entre las ciencias básicas y las ciencias aplicadas está lejos de ser ambigua. Es tan directa y convincente como la relación entre las bacterias y las emociones.

Rocío Volante

"Apasionado aficionado a los viajes. Aficionado a la música. Organizador profesional. Defensor independiente de las redes sociales. Evangelista de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top