‘Mamá, tengo malas noticias’: Niños inmigrantes encarcelados en México antes de regresar a Estados Unidos

Ciudad Jures, México – Los niños bajan a trompicones de una camioneta blanca, mareados y cansados, frotándose los ojos mientras duermen. Caminaban hacia el norte, viajaban sin sus padres, con la esperanza de cruzar la frontera hacia Estados Unidos. Nunca lo hicieron.

Fueron detenidos por funcionarios de inmigración mexicanos y llevados a un refugio para niños indefensos en Ciudad Juárez. Allí, se alinearon uno tras otro, se alinearon, se volvieron contra una pared y pasaron por una pantalla. Según ellos, esta instalación, que se encuentra a 1,6 km de la frontera, los acercará mucho a Estados Unidos.

– Mamá, tengo una mala noticia – recordé hablar con mamá, por teléfono, la niña Elizabeth, de 13 años y nacida en Honduras – no llores, pero la inmigración mexicana me gustó.

Los niños entran al refugio esperando la proyección; Solo en los primeros tres meses del año, casi 600 personas en todo México realizaron el procedimiento Foto: Daniel Perehulak / NYT

Los niños son parte de una ola creciente de inmigrantes que buscan una forma de ingresar a los Estados Unidos. Si cruzan la frontera, pueden intentar presentar sus casos a las autoridades estadounidenses, ir a la escuela y algún día conseguir un trabajo para ayudar a sus familiares en casa.

Crisis:En comparación con 2020, el número de arrestos de inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México se duplicará

Sin embargo, para quienes intentan cruzar la frontera, la ruta más larga hacia el norte termina en México. Si son de otras partes de México, un familiar puede recogerlos y llevarlos a casa.

A pesar de esto, la mayoría de ellos provenían de lugares de Centroamérica, llevados al Norte por la pobreza, los desastres naturales y las epidemias que no podían sostener una vida, y la actitud hacia los inmigrantes además del estímulo que generó la promesa del gobierno de Biden de ser Mas amistoso.

READ  México vs Corea del Sur: los periodistas mexicanos afirman 'Decadito' Corona y Harving Lozano mejor que Hung-min

Esperarán en albergues en México, la mayoría de los cuales tomará meses, con algunos trámites por hacer. Después de eso, serán deportados.

Kuka Chakra:Para el asentamiento de la inmigración a los Estados Unidos.

Viajar hacia el norte no es una tarea fácil y los niños que lo afrontan deben madurar rápidamente.

Refugio, la mayoría de ellos ya son jóvenes, pero algunos son jóvenes. Hay casos de niños menores de cinco años. Sin los padres, viajando solos con un grupo de niños o con parientes o amigos de la familia, pueden encontrar organizaciones criminales que quieran explotar a los inmigrantes y funcionarios fronterizos decididos a detenerlos. Aún así, son probados por miles.

“Hay un flujo enorme por razones económicas y no se detendrá hasta que mejore la vida de las personas en estos países”, dijo José Alfredo Villa, director de Nohemi Alvarez Quile, un refugio para niños desfavorecidos en Chiodot Juárez.

Esperanza:El plan de Biden para otorgar la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes llega al Congreso

En 2018, dijeron las autoridades, 1.318 niños como Villa ingresaron a refugios. Aunque el número se redujo a 928 el año pasado debido a la epidemia, en 2019 el número había aumentado a 1,510 niños. Pero en los primeros dos meses y medio de 2021, ese número aumentó a 572, una tasa que superaría fácilmente a 2019 si se mantiene de esta manera hasta fines de este año, la tasa más alta jamás registrada.

Cuando los niños ingresan al dormitorio, su aprendizaje se ve afectado. El grupo local no puede enseñar a muchos niños de diferentes países y hay muchos niveles diferentes de educación como este. Aun así, los niños tienen clases de arte en su día, en las que suelen tener dibujos de sus países para dibujar o dibujar. Ven la televisión, juegan en el jardín y hacen algunas tareas, como ayudar en el refugio y lavar los platos.

READ  Usuarios prohibidos que abusan de la colección PlayStation Plus

El paisaje en Ciudad Juárez al otro lado del Río Grande hasta El Paso, Texas, cuenta solo una parte de una historia más grande que tiene lugar en una frontera de casi 3.200 kilómetros.

Entender:Biden evita cambios abruptos de política para América Latina

Elizabeth, de Villanueva, Honduras, dijo que pensó en su madre en Maryland cuando las autoridades mexicanas la arrestaron a principios de marzo y en lo molesta que estaba. Cuando Elizabeth llamó desde el dormitorio, la madre al principio estaba paralizada, pensando que la niña había saltado. Cuando escuchó todo el mensaje, comenzó a llorar.

– Le dije que no lo hiciera. Le dije que nos volveríamos a ver – recordó.

The New York Times acordó utilizar el segundo nombre de todos los menores sin apoyo entrevistados con el fin de proteger sus identidades. La situación de sus familias y el contexto completo de sus casos fueron confirmados por los trabajadores sociales del albergue que se comunicaron con los familiares de los niños y las autoridades de los respectivos países para organizar los trámites de deportación.

Si Elizabeth hubiera cruzado la frontera hacia Texas a través de Río Grande, su vida sería diferente ahora. Aunque fue capturado por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, es posible que lo hayan entregado a su madre y le hayan dado una fecha en la corte para presentar su solicitud de asilo.

Historia: ‘Este es un año de lágrimas, sufrimiento y mucha humillación’, vuelve la cuenta brasileña a Estados Unidos tras pasar 12 meses en México

Sin embargo, no se garantizará el éxito de su solicitud de asilo. En 2019, el 71% de los casos que involucran a minorías sin apoyo resultaron en órdenes de deportación. Sin embargo, muchos de los inmigrantes nunca van a juicio, viven una vida de escapar de las autoridades y convivir con la gente.

READ  Para construir en la luna, se necesitan impresoras 3D (y mucho polvo lunar) - ocpoca Negócios

Para la mayoría de los niños en el refugio, estar encarcelados en México es una cosa: deportación a su país de origen en América Central.

Elizabeth celebra su cumpleaños número 13 en el refugio mientras espera nuevas estrategias para la deportación Foto: Daniel Perehulak / NYT
Elizabeth celebra su cumpleaños número 13 en el refugio mientras espera nuevas estrategias para la deportación Foto: Daniel Perehulak / NYT

En los primeros tres meses de este año, unos 460 niños fueron deportados de refugios en Jurassic, según el director del sitio, Villa. En la mayoría de los casos, llevan meses esperando mientras las autoridades mexicanas luchan por la cooperación de los países centroamericanos para coordinar la deportación.

A principios de marzo, Elizabeth intentó cruzar el río Bravo en la frontera norte de México. Comenzó a nadar hacia Texas cuando las autoridades locales la sacaron del agua.

Los funcionarios de inmigración mexicanos la arrojaron al calabozo de Nohemi Alvarez Quile, donde se suicidó en otro dormitorio de Juárez después de ser arrestada en 2014 a nombre de una niña ecuatoriana. La pequeña tiene 12 años, va a visitar a sus padres y vive en Nueva York desde que era pequeña.

A mediados de marzo, dos semanas después de su llegada, Elizabeth celebró su cumpleaños número 13 en el refugio.

Lalo Sauseda

"Especialista en televisión. Orgulloso nerd del café. Propenso a ataques de apatía. Experto en Internet. Viajes ninja".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top