Vacaciones, playa, piscina: presta mucha atención al dolor de oído

Foto de : Claudia Schuster

Con la temporada navideña a la vuelta de la esquina, muchas personas buscan comodidad en playas y piscinas para escapar del calor. Sin embargo, esta exposición constante al agua puede exacerbar un problema común pero que a menudo se pasa por alto: el dolor de oído asociado con la otitis externa.

La otitis, término que incluye la inflamación del oído y las mucosas, puede presentarse de dos formas principales: la otitis externa, que afecta la piel del canal auditivo, y la otitis media, que se presenta en la membrana del oído o el tímpano. Ambos comparten un rasgo dominante: el dolor de oído.

La Dra. Amanda Costa, otorrinolaringóloga de Clínica Costa e Alba, confirma que el oído es sensible a los cambios ambientales. Cuando nos exponemos a ambientes cálidos y húmedos, como playas y piscinas, o cuando utilizamos bastoncillos de algodón, transferimos bacterias a un ambiente inadecuado. Esto puede provocar otitis externa, que se caracteriza por dolor, picazón, secreción, formación de costras, enrojecimiento o hinchazón.

El médico advierte contra prácticas inadecuadas, como introducir objetos en los oídos. Una limpieza adecuada sólo debe realizarse desde el exterior utilizando una gasa, para evitar el riesgo de infección. Además, las personas que van a piscinas y playas tienen más probabilidades de desarrollar infecciones del oído externo, por lo que la prevención es fundamental.

La otitis media aguda, especialmente en niños, representa gran parte de las consultas médicas infantiles. Alrededor del 90% de los niños han tenido este episodio a la edad de siete años. La lactancia materna y el tratamiento de las alergias son fundamentales para prevenir la otitis media recurrente en este grupo de edad.

READ  En el Día de la Mujer, ¿qué tal conocer a las educadoras, las mujeres malas de Maringa?

La Dra. Amanda destaca que cualquier molestia auditiva debe ser examinada por un médico, especialmente un otorrinolaringólogo. En su opinión, el cuidado de la audición comienza en el útero y debe continuar durante toda la vida, ya que las células responsables de la audición y el equilibrio no se renuevan.

«No es normal experimentar molestias auditivas ni sufrir infecciones recurrentes. Todo problema en nuestros oídos necesita estudio, tratamiento y seguimiento hasta su resolución», concluye el especialista, destacando la importancia de buscar ayuda profesional ante cualquier síntoma auditivo, como dificultad para oír, tinnitus o dolor en los oídos.

Rocío Volante

"Apasionado aficionado a los viajes. Aficionado a la música. Organizador profesional. Defensor independiente de las redes sociales. Evangelista de la cerveza".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top