25 de abril. Los portugueses que encontraron refugio de la dictadura en el exilio

“Para mí, la elección siempre fue muy fácil desde el principio: el exilio era mejor que el servicio militar obligatorio e ir a la guerra en Angola, Guinea, Mozambique, lo que fuera en ese momento”. Rui Mota, un ex exiliado en los Países Bajos, recuerda vívidamente su renuencia a realizar el servicio militar en las entonces colonias portuguesas en África.

Se fue en 1966. A los 20 años, su determinación de darle la espalda al régimen dictatorial de Salazar lo llevó a cruzar la frontera hacia Londres, donde intentó buscar asilo político. Pero la aventura empezó mal, ya que Inglaterra no reconoció a los rebeldes ni a los desertores portugueses que abandonaron Portugal por motivos relacionados con la guerra colonial, y lo justificó con el hecho de que ambos países eran miembros de la OTAN.

Entonces el plan tuvo que cambiar: «Llamé a mis amigos que eran de Portugal, del instituto y que ya estaban en Holanda. Me dijeron que el gobierno holandés, al principio, reconoció a los portugueses que habían huido de la guerra y se habían ido allí. «, dice Rui Mota.

Este ex exiliado de 78 años recuerda bien la sensación de empezar de nuevo la vida en un lugar extraño, pero también recuerda la convicción de que esa era la opción correcta y, sobre todo, la única posible para él.

“No me molestaba mucho quedarme en el extranjero por tiempo indefinido, primero porque no quería realizar las tropas y la guerra colonial que eso implicaba, por lo tanto. La elección era fácil entre ir a África a luchar en las filas de un ejército colonial o exiliarse por tiempo indefinido.«, el explica.

“Para mí, la elección siempre fue muy fácil desde el principio: el exilio era mejor que el servicio militar obligatorio e ir a la guerra en Angola, Guinea, Mozambique, lo que fuera en ese momento, así que no fue un gran problema para mí”.

Aunque nunca supe “cuánto tiempo permanecería en el exilio –podrían ser meses o años- (…) yDe alguna manera estaba preparado para quedarme el tiempo que fuera necesario.«, cuenta.

Terminó quedándose en la salida durante ocho años. El 25 de abril de 1974, se dirigía a clases cuando recibió la noticia: un golpe de estado había derribado el régimen opresivo que se cernía sobre Portugal durante décadas.

Manifestación en apoyo a los presos políticos, La Haya, 1972. Foto de Rui Mota.
Pero la primera reacción no fue de alivio, sino más bien «una especie de incredulidad». “Pensé –yo y la mayoría de las personas que estaban en el exilio como yo– que se trataba de otro golpe o intento de golpe militar por parte de la llamada derecha”, recuerda Rui Mota.

«Fueron unas horas de suspenso para ver si se trataba de un golpe militar progresista o no.Sólo al final del día 25 de abril nos dimos cuenta de que se trataba de un golpe democrático, de que el gobierno fascista había caído o estaba a punto de caer.

READ  El padre de Brianna Guy exige disculpas a Sunak: "Totalmente inhumano"

Después de varias entrevistas con los medios holandeses, llegó el momento de pensar en hacer las maletas. Rui regresó a Portugal en verano y todavía sentía «una especie de tensión en el aire», por lo que su estancia duró poco.

«en condicion La situación todavía era muy difícil y no se sabía bien a qué conducirían estos movimientos sociales.Además, como no estaba preparado para mi retorno a corto plazo, no quería arriesgarme. Como mi situación era relativamente estable en los Países Bajos (viví allí durante ocho años, obtuve una beca y tuve relaciones románticas), decidí quedarme allí, terminar el curso primero y solo entonces, más tarde, regresar”.
«Empezaste a mirarme»
Para Joaquim Saraiva, el motivo de su salida del país fue el mismo: “Estaba completamente en contra de la guerra colonial y también en contra del sistema vigente en Portugal. Sólo porque tuve algún contacto con algunos de mis amigos que eran de [Instituto Superior] Técnico, comencé a mirar.«, comienza a contar a RTP. El Tribunal Especial de Lisboa fue entonces escenario de numerosos movimientos estudiantiles antifascistas.

“Tres de mis amigos y yo decidimos abandonar el país y pedir asilo. Había un conocido mío en Suecia y yo iba a Malmö. Esta decisión se debe al régimen actual, a la falta de libertad de expresión. que cualquier actividad colectiva es un problema”.

“Cuando quisimos hablar un poco libremente, Teníamos que alejarnos de los lugares habituales, del café… porque siempre había sospechas de la presencia de los que en aquella época se llamaban «soplones».«, quienes terminaron denunciando cualquier conversación que escucharan contra el régimen».

Pero el partido no se desarrolló como se esperaba. El 28 de abril de 1970, cuando Joachim cumplió 20 años, acabó cruzando la frontera solo, ya que sus tres compañeros -uno de ellos la noche anterior- se habían rendido.

“Fue un shock, porque ir con amigos o incluso solo con un amigo es completamente diferente a ir solo con un extraño”, admite.

“Hoy nadie tiene idea de que salir de Portugal era tan complicado en aquella época, sin documentos, sin pasaporte, sin licencia militar. Y para los que no salieron de su zona de confort aquí, yo era del área del Benfica y sabía muy poco. sobre Lisboa – Dar un paso así en la oscuridad… Fue muy difícil, sólo alguien que vivió esa época puede decirte lo difícil que fue.«.

Manifestación en Copenhague, 1973. Foto de Joachim Saraiva.
El 2 de mayo llegó a Suecia en un tren que tomó en Francia con un pasaporte falso. Estaba pensando en tener que quedarme en el país nórdico durante meses, años o incluso décadas. Cuando llegó allí pidió asilo político, pero como le ocurrió a Roy Mota en Londres, la solicitud fue rechazada. Luego, la policía sueca lo envió a Dinamarca, donde volvió a presentar su solicitud, pero esta vez con éxito.

“Fui el primer portugués en llegar a la ciudad en la que estaba, que era la segunda ciudad danesa, Aarhus. Luego empezaron a llegar más portugueses y organizamos un comité para apoyar a los desertores y desarrollar actividades de combate en beneficio de la gente del país. colonias”.

READ  Barack Obama realizó una visita sorpresa a Rishi Sunak en Londres. Aquí están las imagenes

Se enteró del golpe militar en Portugal cuando llegó al trabajo el 25 de abril. “No te puedes imaginar ese día: estaba esperando que terminara la jornada laboral para poder encontrarme con el resto de mis compañeros, discutir y aprender más sobre lo que estaba pasando en Portugal”.Él recuerda.

Además, al igual que Rui Mota, este exiliado tenía dudas sobre lo que estaba pasando. «Estos muchachos, el Consejo de Salvación Nacional, nos hicieron un poco escépticos porque habíamos vivido lo que pasó en Chile el año anterior, con el golpe de Pinochet. Estábamos interesados ​​en saber más para ver si sucedería lo mismo en Portugal. Afortunadamente no «.

Una vez confirmada la noticia, no tuvo dudas. “Siempre se tomó la decisión de que tan pronto como fuera posible regresar a Portugal, regresaríamos. Fue una lucha, porque casi todos éramos desertores, rebeldes que estábamos en Dinamarca y todos estábamos ansiosos por regresar a Portugal lo antes posible.«.

Para Joachim, este regreso se produjo en junio de 1974.
mujeres exiliadas
«Amado exiliado». Así describe Merita Andrade, hoy de 80 años, su salida de Portugal en 1971. Ella estaba saliendo con «un chico que no quería ir a la guerra» y por eso abandonó el país. Por amor, Mirita lo siguió.

“Fue un exilio, digamos, querida, un exilio al que me uní por mi propia voluntad”. Como mujer, y por tanto exenta del servicio militar, pudo salir más fácilmente. «Salir de Portugal no fue difícil para mí. «Fui en tren normalmente, como todos los demás; tenía que llevar pasaporte, pero eso es todo, fuimos en tren y cruzamos la frontera normal».

Llegó a Grenoble en este tren, pero todos los años venía a Portugal en coche. “Luego fue más complicado, porque Llevábamos objetos escondidos en el coche. Trajimos libros contra la dictadura. “Yo era parte de un grupo que no era exactamente un grupo del gobierno portugués en ese momento, por lo que algunos de estos viajes a Portugal fueron complicados”.

En Francia, la idea era quedarse el tiempo que fuera necesario, hasta que terminara la dictadura. Cuando llegó el 25 de abril, me dirigía a la escuela donde enseñaba portugués. Cuando salió de casa, se encontró con un amigo que la detuvo. Dijo: «No irás a clase en absoluto. Hoy lo celebraremos». «¿Celebrar qué?» -Preguntó Mérita.

Sin televisión en casa, todavía no había visto noticias relacionadas con Portugal. Una vez que supe eso, mis planes para hoy y para los próximos años cambiaron. «Realmente ya no iba a enseñar. Llegué a casa y le dije a Zee Carlos (su entonces novio) 'Mira, hay una revolución en Portugal', y nadie quería creerlo».

Corrieron por el barrio, donde vivían muchos portugueses que habían huido de la guerra, para compartir la buena noticia. Ese día “ya no le quedó trabajo a nadie”. Entonces comenzaron los planes de regresar a Portugal, lo que no pudo ser inmediato para Merita, porque estaba embarazada.

READ  ¡Cámara de velocidad destructiva! viendo un video...

El socio, que se había ido a Portugal poco después de la revolución, regresó para asistir al nacimiento de su hija. Posteriormente regresaron con toda su familia y celebraron su libertad en Vila Nova de Ourem, donde se habían ido a vivir.

«Digamos que él y yo éramos parte de un movimiento revolucionario. Y tuvimos reuniones, reuniones con mucha gente de este movimiento. “Así que la fiesta no fue exactamente continua, pero a menudo nos reuníamos en reuniones y hablábamos de ello”.

En estas reuniones discutieron lo que podían hacer por Portugal, porque «el país necesitaba una gran revolución cultural e incluso educativa».
Una pieza esencial de la revolución
La revolución ocurrió en Portugal, pero no habría ocurrido sin los de afuera. «creo que el papel [dos exilados]aunque es negativoEs decir, no estábamos conectados directamente con el país – vivíamos en el extranjero, por lo que nuestra actividad no era explícita – Fue muy importante en el sentido en que estábamos organizados.«, Roy ve la muerte.

El ex exiliado explica que la mayoría de disidentes y rebeldes estaban organizados en comités, organizaciones sociales, tertulias, asociaciones y medios de comunicación. “Y los más activos, que objetivamente eran una minoría, aparecían a menudo en las noticias holandesas, daban entrevistas, eran invitados a charlas, a la televisión, a la radio, etc. Yo mismo realicé una serie de entrevistas durante esas sesiones. años en los que su caso se encuentra en el exilio”.

“Porque en Holanda, en aquella época, había un gran movimiento anticolonial, no sólo en relación con las colonias portuguesas, sino también en relación con Vietnam, la guerra de Argelia, etc. Y por lo tanto, Los holandeses estaban muy comprometidos en ese momento y había comités de solidaridad muy fuertes que difundían las luchas anticoloniales, incluidas las luchas portuguesas.«.

Para Joaquim Saraiva, Los exiliados «participaron en hacer posible el 25 de abril en ese momento». Una de las razones fue que la ausencia de tantos portugueses provocó una escasez de mano de obra, lo que a su vez exacerbó el descontento en Portugal y contribuyó a acelerar el proceso revolucionario.

Mérita Andrade considera que la gran cantidad de desertores y rebeldes ayudó a esclarecer la opinión pública. “Ya nadie quería esa guerra colonial, ya nadie creía en ella, así que la revolución era algo que traería cambios”.Confirma.

Después del 25 de abril, muchos de los exiliados retornados continuaron desempeñando un papel activo y central en el período posrevolucionario. “Todavía recuerdo que en Ourem, donde viví cuando venimos de Francia, sentíamos en la población en general el deseo de hacer cosas por los llamados pobres en ese momento, personas que no eran fascistas”.

En ese sentido, realizó algunos cursos de alfabetización y, como trabajador social, dio seguimiento a casos infantiles “muy interesantes”. Son momentos que recuerda con tristeza y con la esperanza de que no vuelvan a suceder. “Que la Revolución del Clavo os proteja Para siempre. Que nunca volvamos”.Estoy a la espera.

Ovidio Paula

"Adicto a la cultura pop profesional. Erudito en comida incurable. Analista. Lector extremo. Típico fanático de las redes sociales. Amante de Twitter".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top