Iglesia como refugio para inmigrantes en la frontera México-Estados Unidos: ‘Muchos aceptan a Jesús’

En 2011, el pastor mexicano Gustavo Banda y su esposa, Zaida Guillén, emigraron a Canon de Alecran en Tijuana, México. Posteriormente, la pareja decidió Escucha la voz de Dios A través de un sueño.

“Aunque en este lugar no hay absolutamente nada, es mandato claro de Dios ir aquí”, recordó Gustavo y su esposa, quien se desempeñaba como maestra.

Las parejas dicen que están conmovidas por las grandes necesidades de la comunidad. “La mayoría de la gente aquí son agricultores pobres. Cuando nos mudamos aquí, solo había vacas, caballos, gallinas y mucha gente necesitada”, explicó.

una iglesia refugio

Dios me dio el sueño Construye una iglesia. Trabajamos día y noche durante ocho meses. Sabemos que Dios va a hacer algo especial, pero nadie sabe realmente qué va a pasar”, explicó.

La iglesia finalmente se convirtió en un refugio para decenas de miles de inmigrantes. Aunque es uno de los barrios más pobres de la ciudad, a seis millas al oeste de Tijuana ya poca distancia en automóvil de la frontera entre Estados Unidos y México, es una parada importante.

Gustavo explica que no hay aceras, la cuesta está llena de basura, no hay alcantarillado y la delincuencia continúa. En este contexto, la Iglesia de los Ángeles de Jesús se ubica en lo que también se conoce como el Cañón del Escorpión.

Además de los servicios dominicales, el pastor recorrió los caminos ásperos de la semana, yendo de casa en casa compartiendo las buenas nuevas con la gente. “Compartimos el amor de Jesús con ellos”, dijo.

Pero ese enfoque cambió drásticamente en 2016, cuando miles de haitianos iniciaron una peligrosa ruta de 7,000 millas (aproximadamente 11,000 km) hacia la frontera entre Estados Unidos y México, escapando de la pobreza y los desastres naturales.

READ  España se prepara para retirarse del uso forzoso de máscaras en las playas

Muchos se pararon en la puerta de la iglesia a menos de 30 minutos de la frontera de San Jacitro. “En unos meses llegaron a Tijuana 22.000 haitianos”, recordó.

se convirtió en la iglesia Refugio. “No sabía que habría tanta gente en la iglesia, nunca me imaginé”, dijo.

Abre las puertas a inmigrantes de todo el mundo

“Comenzó con inmigrantes de Haití, África, Pakistán Y el Medio Oriente. Hoy tenemos principalmente a El Salvador, Guatemala, Ecuador, Nicaragua, Colombia Y algo México”, dijo el pastor.

“Es difícil decirlo, pero estimamos que unas 35,000 personas han pasado por la iglesia”, continuó. En entrevista con CBN News, Gustavo explica cómo ayuda a estas personas.

“Les damos de comer tres veces al día y tratamos de ayudarles en todas sus necesidades. Por la noche toda la iglesia se convierte en un gran dormitorio donde todos tienden sus camas en el piso y a veces no hay ni para caminar”, explicó.


La iglesia se convertirá en un albergue comunal por la noche. (Foto: Captura de pantalla / CBN News)

Muchos dieron cuenta y agradecieron la existencia de la iglesia que les sirvió de refugio en sus momentos difíciles. “Si no se abrieran las puertas de esta iglesia, no sabría dónde estaría”, dijo Jacqueline Ordiz, de 24 años, quien tiene dos hijas y fue llevada por Gustavo y Zaida.

La mayoría de los inmigrantes pasan un promedio de seis meses en la iglesia antes de intentar cruzar la frontera legalmente.

Trabajo voluntario

Ustedes voluntarios de la iglesia Dirigir una escuela para niños, supervisar la capacitación en computación y brindar otras habilidades para ayudar a los inmigrantes a prepararse para su nueva vida en los Estados Unidos.

Las iglesias y organizaciones benéficas del área también brindan alimentos y otros elementos esenciales. “Lo más importante es que los inmigrantes entiendan que hay esperanza, y aunque dejen a sus familias, todos los que estamos aquí nos hemos convertido en su familia”, dijo el pastor.

READ  Club adquirido por Ronaldo Phenomeno en España degradado | Marcador

“Sé que solo he estado con ellos por un tiempo, así que mi trabajo es hacerles saber todo lo que pueda acerca de Jesús, bautizarlos y despedirlos. Para nosotros Creer en Cristo”, explicó.

El pastor Gustavo abrió la iglesia en 2011, sin saber que albergaría a miles de inmigrantes de todo el mundo. Diez años después, se está construyendo un nuevo edificio para estas personas.

El pastor revela que quiere ser misionero en Haití. “Empecé a aprender un poco su idioma, pero cuando quise ir a Haití, los Haití Vino a mi. Después de venir a Haití, todos los demás países comenzaron a venir a este lugar.

“No tengo números, pero a lo largo de los años hemos bautizado a muchos de ellos, y sabemos que muchos se han rendido a Jesús, y ese es mi llamado ahora”, concluyó.

Lalo Sauseda

"Especialista en televisión. Orgulloso nerd del café. Propenso a ataques de apatía. Experto en Internet. Viajes ninja".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top